icon-blog Factory 29 Nov '21

La economía circular en su máxima expresión en Mydibel

El amor por las papas es... cuidar de la naturaleza. La familia Mydibel concede la mayor importancia a este pensamiento y desarrolla su filosofía ecológica bajo la etiqueta “Green factory”. Uno de los pasos más importantes fue la construcción de su propia central de energía. Esta es alimentada por un fermentador que produce biogás a partir de aguas residuales ricas en almidón. Por lo tanto, no es necesario eliminar las corrientes secundarias del proceso de producción, sino que estas corrientes se procesan en el emplazamiento hasta convertirlas en energía renovable (electricidad y calor). De esta manera Mydibel funciona al 100% con energía renovable. Este proceso ofrece un subproducto interesante: un digestato fértil, Myfert, que se utiliza para volver a fertilizar el campo de papas. De esta manera se completa el círculo ecológico.

 

                                            

 

1 | Una vez maduras, se cosechan las patatas y se transportan a la fábrica de Mydibel.

2 | Allí se lavan y clasifican para ser procesadas en papas fritas y otros productos.

3 | Los subproductos no se desechan como residuos, sino que se transforman en la propia planta Green Factory (reducción de
1.341.375 kg de emisiones de CO2 / 5.110 camiones menos en la carretera).

4 | La fermentación de residuos ricos en almidón produce biogás. La planta Green Factory cuente con 2 fermentadoras y 6
motores de biogás, así como con una instalación depuradora de aguas.

5 | Por medio de los motores de biogás, éste se transforma en energía verde (electricidad + vapor + agua caliente).

6 | Mydibel y Gramybel generan el 85% de sus necesidades de electricidad, el 15% restante es electricidad verde comprada en la red. Una vez que todos los motores de biogás estén funcionando, casi el 90% de la electricidad generada se basará en fuentes renovables (biogás y paneles solares).

7 | Los residuos del proceso de biofermentación (digestato Myfert) son ricos en fosfatos, nitrógeno y potasio, lo que los convierte en un fantástico fertilizante para abonar campos de patatas u otros cultivos.

8 | Las aguas residuales procedentes de la producción y del lavado de patatas se depuran en la planta Green Factory y posteriormente se reutiliza en el proceso de producción. Un 20 % del agua que se utiliza es reciclada.