icon-blog Farming 3 Oct '18
Charla sobre papas

Charla sobre papas

La temporada de 2018 comenzó con algo de retraso. Por el suelo mojado la cosecha temprana se plantó más tarde que en una temporada normal - dependiendo de la región, de uno a tres semanas después. El periodo de plantación de la cosecha de conservación transcurrió con bastante normalidad, por lo que se terminó antes que la plantación de la cosecha temprana. Temporales fuertes locales con grandes cantidades de lluvia, en combinación con otros factores provocaron, rendimientos más bajos con grandes diferencias regionales.

Durante el periodo más importante de crecimiento de la cosecha temprana y medio temprana no existieron las precipitaciones más esperadas. La cantidad de lluvia que cayó en los meses de junio y julio no parecía suficiente para salvar a la cosecha medio temprana. Resultado: más bajos rendimientos por hectárea para las superficies no irrigadas, rendimiento bajo el promedio de las superficies irrigadas y papas pequeñas, con papas fritas más cortas como resultado.

Tal como con la cosecha temprana, la cosecha principal sufrió fuertemente de la sequía y temperaturas extremas. Esto resultó en un retraso en el crecimiento y una maduración acelerada. A mediados de agosto si cayó algo de lluvia, pero muy poco como para reponer los daños. Los rendimientos de la cosecha principal en Europa están por debajo del promedio. Acá también las patatas estuvieron más pequeñas y las papas fritas más cortas. Debido al calor extremo, se midieron temperaturas muy altas en la cresta de la papa. En combinación con las precipitaciones de mediados de agosto se desencadenaron problemas adicionales, como la ruptura en la germinación y el acristalamiento. Aparte de las diferencias regionales y raciales, la temporada de papa 2018 se puede resumir como una temporada y situaciones imprevistas.